miércoles, 24 de septiembre de 2014

VARIEDADES DE LA LENGUA



A pesar de que una lengua presenta una unidad que la caracteriza y distingue de otras lenguas, siempre tiene diferencias internas. Así, no hablan igual el español un cántabro y un murciano, o una persona de un nivel cultural alto y otra de un nivel medio, como tampoco habla igual una abogada cuando está en un juicio  que cuando está en un bar con sus amistades.
 
Las variedades dentro de una misma lengua son de tres tipos:
 
 
 
VARIEDADES DIATÓPICAS
 
Existen variantes en la forma de hablar una misma lengua debidas a la distancia geográfica que separa a los hablantes. Son las llamadas variedades diatópicas.
 
Todas las lenguas poseen dialectos. Un hablante de una lengua reconoce fácilmente de qué comunidad lingüística es otro hablante por su particular pronunciación, léxico, construcciones sintácticas y morfológicas, etc. En el caso del castellano, no resulta difícil identificar si un determinado hablante procede de Asturias, Aragón, Andalucía o las Islas Canarias, por ejemplo.
 
En nuestra lengua podemos diferenciar:
 
  • Dentro de España, las variedades septentrionales, meridionales (hablas andaluzas, extremeñas, murcianas y el canario), y las variedades en contacto con el catalán, gallego y vasco.
  • Fuera de España, las variedades hispanoamericanas.
 
VARIEDADES DIASTRÁTICAS
 
Estas variedades se establecen en función del nivel sociocultural de los hablantes, y se concretan en los llamados sociolectos. Según sea dicho nivel sociocultural, así será el conocimiento de la norma lingüística, al menos en teoría. Dicho de otro modo, debemos suponer que un universitario, por ejemplo, conoce mejor las normas de su lengua que -pongamos por caso- otra persona sin los estudios elementales.
 
Por tanto, se pueden establecer tres niveles:
 
  • Nivel culto: permite concretar más eficazmente las relaciones entre lenguaje y pensamiento, ya que el hablante de este nivel dispone de un mayor dominio en el uso de su lengua.
  • Nivel común: aparecen muletillas, un vocabulario reducido, frases hechas, ausencia de subordinación sintáctica, etc.
  • Nivel vulgar: se caracteriza por la dificultad para elaborar oraciones, utilización de palabras comodín, titubeos, etc. Aparecen los llamados vulgarismos, que son transgresiones de la norma.
 
VARIEDADES DIAFÁSICAS
 
Las variedades diafásicas están constituidas por los estilos o registros de lengua. Según sea la situación comunicativa así usaremos la lengua. No nos expresamos del mismo modo cuando hablamos con un amigo que cuando hablamos con nuestro jefe, por ejemplo. Pero siempre estamos usando la misma lengua, aunque un registro diferente.
 
Cuanto más formal sea el registro, mejor será su organización y más escogido el léxico empleado. La utilización de uno u otro está determinada por:
 
  • Actividad y tema tratado: un profesor no utiliza el mismo estilo cuando está dando una clase y cuando está comentando un partido de fútbol.
  • Relación entre los participantes en la conversación: no se usa el mismo registro en una entrevista de trabajo y hablando con nuestro mejor amigo.
  • Forma de transmisión del mensaje: no se usa el mismo registro en un texto escrito y en un texto oral.

 -Ver más de LAS LENGUAS DE ESPAÑA.
 
   _________________________________________________________________
 

 

4 comentarios:

  1. Eres tú mi maestro, eres mi autor: eres tú solo aquel, de quien yo hurto el bello estilo, que me ha dado honor by: Antonio Arroyo Luque

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues muy guay tú blog, me ha gustado mucho maestro besos, un abrazo:)

    ResponderEliminar
  3. Nacho vuelve al Inca Garcilaso en Montilla que te echamos de menos este año.

    ResponderEliminar

Llévame arriba